Sara B.

 
blogger-round-256
flickr-256
instagram
twitter-circle-256

Dicen que una sirena llamada Zawa fue secuestrada en Varsovia por un grupo de mujeres que, celosas de su belleza, trataban de mantenerla alejada de su maridos. Un valiente joven, de nombre Wars, la rescató y la joven pareja juró que a partir de entonces protegerían la ciudad de cualquier peligro. De esta leyenda viene el nombre polaco original de la ciudad: Warszawa.

Varsovia es una historia de amor. La de aquella sirena cautiva y su valiente salvador, pero también la de sus habitantes, que recogieron con mimo cada pedazo de aquella majestuosa ciudad para reconstruirla desde los escombros tras el bombardeo nazi de 1944. Un ejemplo para el resto de Europa que, tras el Alzamiento de Varsovia pretendía dejar muy claro que los nazis no tendrían piedad alguna con sus enemigos. Un ejemplo, que años más tarde se convirtió en otro: el del pueblo polaco resurgiendo de sus cenizas. Podéis destruir nuestros edificios, pero jamás destruiréis nuestra ciudad. Varsovia no está hecha de ladrillos: está hecha de las personas que alguna vez la han habitado y de la historia que han escrito en ella.

En la calle Zapiecek, entrando a la plaza Rynek Starego Miasta hay un cartel que cuenta historia. En él se pueden ver imágenes de aquella ciudad en ruinas. Desviando la mirada ligeramente hacia la derecha se puede contemplar la plaza y comprender por qué Varsovia salió victoriosa, pese a las heridas. La ciudad no se doblegó, plantó cara a los nazis y fue condenada por ello… y, después de todo, renació. Orgullosa de sus cicatrices, más vieja, más sabia. Reconstruida con sus propios escombros, con su dignidad aún intacta.

Al final de la calle Krakowskie Przedmieście hay una vista impactante de la plaza Zamkowy que, más bien, parece una bienvenida. Varsovia te mira a los ojos entonces, con firmeza. Se muestra ante ti consciente de su hermosura. Y eso te deja sin aliento. Te enamora. Porque, de golpe, entiendes que desde el principio Varsovia fue una historia de amor.

VARSOVIA