Sara B.

 
blogger-round-256
flickr-256
instagram
twitter-circle-256

... pero siempre hay un vuelo de regreso a Madrid.  Un destino que me lleva a cruzar por la espina dorsal de la Gran Vía. Donde la calle Alcalá besa a la Gran Vía. Sabes que eres mi rincón favorito de Madrid. Dos siluetas que desafían al cielo. Ese cielo al que se llega en suburbano. Metro de Madrid, vuela bajo la ciudad. Deja que el tiempo se congele en el reloj de la Puerta del Sol. Un beso a tiempo o una despedida. A veces decir adiós es importante. Regresar, necesario. Y tiene algo mi ciudad que siempre me trae de vuelta. No sé, tal vez sea que soy un poco como ella. Gata valiente con piel de tigre, como diría Sabina. Déjame ser libre por los tejados de Madrid. La ciudad, bajo mis pies felinos, me llama. Pero yo me quedo en las alturas. En este cielo que es una boca de metro, una estación, un andén. Y observo, feliz, mi ciudad.

Madrid